El origen del choripán

 
El chori, como se conoce al choripán, es una comida urbana argentina. Un plato sencillo y versátil que se usa como entrada o como plato principal, pero que generalmente acompaña a un asado y es fácil de encontrar en carritos en las calles de Buenos Aires, ya sea durante eventos deportivos, conciertos de música o actos políticos.

Es un plato típico de la gastronomía de Argentina y consiste básicamente en un chorizo criollo –tradicional del área rioplatense– asado a la parrilla y acompañado generalmente con un poco de chimichurri, entre dos trozos de pan francés.

La mayoría de las veces este plato se consume al inicio del asado, antecediendo a la carne, aunque también puede ser el protagonista de la comida, en las típicas chorizadas o choripaneadas argentinas.

El origen gaucho del choripan

Se calcula que en la Argentina se consumen unos 600 millones de choripanes al año; hoy en día, un partido de fútbol, un asado familiar o el menú de los restaurantes argentinos, no están completos sin la presencia del choripán, pero su origen se remonta algún tiempo atrás.

Hay quienes aseguran que a mediados del siglo XIX, cuando los gauchos llevaban a cabo asados en las zonas rurales con motivo de alguna celebración, se inició la costumbre de comer el chorizo dentro de un pan, una práctica que se popularizó más adelante en el entorno urbano, hasta llegar a nuestros días, cuando es común encontrarlos en las calles, en parrillas ambulantes, por lo que se ha convertido en la comida callejera por excelencia.

El origen imperial del choripan

Actualmente considerado uno de los diez platos favoritos de los argentinos, el chori podría tener una genealogía un tanto diferente a la que se considera comúnmente.

En el Museo del Prado, una imagen pintada alrededor de 1876 por Ramón Bayeu y Subías – pariente lejano de Mozart – retrata a un joven vendedor de chorizos que, según cuenta la leyenda, se cruzó en algún momento con el Rey Carlos IV, quien estaba en medio de su acostumbrada cacería, y le ofreció un trozo de su mercancía.
Rey Carlos IV
Hay quienes consideran muy probable que ese día, por la probabilidad de que el Rey Carlos IV hubiera acompañado su bocado con un poco de pan, éste se convirtiera en uno de los primeros choripanes de la historia.

Lo que es indiscutible es que el "Pancho", como también se le conoce en algunas regiones de Argentina, Uruguay y Chile, es y ha sido una delicia desde su inicio hasta nuestros días.

Atrévete a disfrutar esta y otras exquisiteces típicas de la gastronomía rioplatense en Mate, el nuevo concepto de asado argentino en México.